❝ Centrados en tus intereses ❞

  • Cepyme Alicante en Facebook
  • twitter
  • youtube

Nuestros colaboradores

  • BANCO PICHINCHA CIENTO16 COMUNICACION Grupo Glorieta DIFUSIÓN COMUNICACIÓN
  • Fundación FUNCAVIS SOLER JURIDICO ECONOMICO AUDITEC ASESORES LOGIC GLOBAL ICON
  • URBANA IDR GRUPO COFFEE PROJURI Consultores A PUNTADAS
  • Cajamar CEDENPRO S.L IVE INSTITUTO VALENCIANO DE LA EDIFICACIÓN Hospital Internacional Medimar
  • BANCO MARE NOSTRUM CAJA MURCIA AUDIBERS AUDITORES SGR COMUNIDAD VALENCIANA OBSERVATORIO ECONÓMICO PROVINCIA DE ALICANTE
  • SGR COMUNIDAD VALENCIANA iDominiun Cloud Computing CURRICULUM SELECTOR CENTRO DE NEGOCIOS ALICANTE
  • NCS SOFTWARE Oftalmar

Actualidad Cepyme

Publicada el 05-02-2018

Empleos emergentes. Los mejores trabajos actuales y del futuro

Antonio G. Romero acaba de fundar una escuela, La Escuela Nómada Digital que se erige una academia formativa de habla hispana con la que dice que “dará formación en empleos emergentes para construir el futuro con propósito”. Antes de acometer este emprendimiento, Antonio realizó un estudio que, a modo de “ensayo” titula ‘La insatisfacción laboral, el propósito, el dinero, la felicidad y el futuro en los trabajos emergentes” donde advierte de que “el cambio de siglo no ha finalizado porque la gran masa de la población continúa pensando de idéntica forma a como lo hacía en la Era Industrial”.

Para pasar página habría pues que analizar el contexto histórico en el que nos encontramos y asumir que la tecnología, la información y el conocimiento han traído ya una nueva economía. Las máquinas hace tiempo que son capaces de suplantar el trabajo de un hombre en los puestos más rutinarios y arriesgados, pero también el machine learning ha demostrado que puede adelantar a la inteligencia humana en determinados puestos que exigen un alto componente racional.

La buena noticia es que, en contraposición, han surgido trabajos hasta ahora desconocidos. Es lo que Antonio G. Romero denomina trabajos emergentes entendiendo por éstos aquellos que apenas existían en 2008. Según sus conclusiones, los más demandados en la actualidad son: back end/front end, programador app de móvil, desarrollador de soluciones de big data, especialista en ciberseguridad (hacker), especialista agile/scrum, cloud computing, especialista en experiencia de usuario (UX), robótica y programador HTML5.

Probablemente, muchos no sepamos ni lo que significan, pero una cosa está clara, todos están relacionados con la digitalización. El Foro Económico Mundial ya advirtió de que entre los años 2015 y 2020, la digitalización de la industria podría conllevar la desaparición de 7,1 millones de puestos de trabajo y la creación de 2,1 millones de nuevos empleos. Calculaba también que el 65% de los actuales estudiantes de primaria tendrían una ocupación que hoy no existe. ¿Cómo prepararse entonces para algo que aún no ha llegado?

Saber programar
“El futuro de cualquier empleo pasa por estudiar Java y saber programar. Eso sí lo tengo claro”, sostiene Cristina Bentué COO de continuum security. “No digo que vayan a desaparecer las Humanidades u otras disciplinas, sino que la clave para del desempeño profesional pasa por el software, por las líneas de código y la programación. El Internet de las Cosas, las ciudades inteligentes, la nanotecnología, la ciberseguridad, el transporte inteligente…todo es programación. Por eso siempre digo que el mejor regalo que le puedes hacer a un niño es un ordenador y no preocuparse demasiado por las horas que pase delante de él”.

A Valeria Corrales lo que le regalaron fue una muñeca, la GoldieBlox. Creada por la ingeniera estadounidense Debbie Sterling, el juguete persigue despertar el interés de las niñas por la tecnología en edades tempranas. Desde entonces Valeria grita a los 4 vientos que quiere ser ingeniera y que se lo pasa genial programando. A sus clases convencionales en el colegio, suma una hora y media diaria de robótica, tutoriales tecnológicos en internet, un blog y un canal de youtube que alimenta ella misma, además de la práctica del tenis, el fútbol y la lectura. Aún pareciendo ridículo poner a una niña de 9 años como referente, valga su curiosidad permanente por todo, más allá de cualquier estereotipo, como la actitud que todos deberíamos adoptar para encarar el futuro laboral sin miedos.

“Audacia,  autoestima, responsabilidad y constancia”, cree Inge Sáez que son las cuatro claves para afrontar los cambios. Para esta especialista en Linkedin y marketing “la digitalización del mercado ha supuesto sobre todo una gran oportunidad”, con mayúsculas. “Ahora, gracias a internet, las barreras de entrada para crear un negocio son mucho menores. Esto es algo que en el sector del conocimiento y de la educación, se produce de manera exponencial. Los negocios de servicios y asesoría también se benefician mucho de internet…El potencial es inmenso”, dice.

También Cristina Bentué piensa que la digitalización es una gran oportunidad para el empleo femenino, teniendo en cuenta que muchas abandonan el mercado laboral por la dificultad de la conciliación familiar.

Los sueldos
Cierto también que aquellos que se han adaptado antes a los cambios han salido ganando no sólo en lo que respecta a la demanda de empleo, sino también en los sueldos. Por ejemplo, un reciente estudio de la academia de programación Skylab Coder revela que la media salarial de un desarrollador web en su primer trabajo después de terminar su formación se sitúa en los 22.684 euros brutos anuales. “¡Según explica su fundador, David Monreal, “nuestro informe de salarios desvela también que el 41% de nuestros alumnos reciben a los seis meses de entrar en la compañía una oferta de revisión de sueldo de unos 2.300 euros”.

También la demanda de desarrolladores de aplicaciones móviles ha crecido hasta 17 veces en los últimos años, con un salario bruto promedio de de 31.806 euros, según Antonio G. Romero. Pero tampoco es todo cuestión de tecnología ni de dinero para las nuevas generaciones. Quieren también sentirse felices en el trabajo y en su vida personal y social. Para ello hace falta flexibilidad, autonomía, motivación y creatividad algo que, si no lo encuentran en la empresa podrán buscarlo en el autoempleo. “Cada vez más personas, ahora que es claramente posible, aspiran al teletrabajo como fin para conciliar mejor su vida laboral, sus ambiciones y sueños personales”.  afirma Antonio G. Romero

FUENTE ALICANTE PLAZA