❝ Centrados en tus intereses ❞

  • Cepyme Alicante en Facebook
  • twitter
  • youtube

Nuestros colaboradores

  • IVE INSTITUTO VALENCIANO DE LA EDIFICACIÓN DIFUSIÓN COMUNICACIÓN CURRICULUM SELECTOR AUDIBERS AUDITORES
  • NCS SOFTWARE AUDITEC ASESORES SOLER JURIDICO ECONOMICO SGR COMUNIDAD VALENCIANA
  • A PUNTADAS Cajamar GRUPO COFFEE iDominiun Cloud Computing
  • URBANA IDR LOGIC GLOBAL ICON PROJURI Consultores BANCO PICHINCHA
  • SGR COMUNIDAD VALENCIANA CEDENPRO S.L CENTRO DE NEGOCIOS ALICANTE CIENTO16 COMUNICACION
  • Fundación FUNCAVIS OBSERVATORIO ECONÓMICO PROVINCIA DE ALICANTE Hospital Internacional Medimar Grupo Glorieta
  • BANCO MARE NOSTRUM CAJA MURCIA Oftalmar

Actualidad Cepyme

Publicada el 29-05-2017

El 'perfil' de la empresa quebrada: micropyme y constructora

Compañía dedicada a la construcción, de pequeño tamaño, con una facturación inferior a los diez millones de euros y con menos de 12 años de vida. Es el retrato robot de la empresa valenciana que ha sucumbido ante la crisis y que ha presentado el temido concurso de acreedores desde que arrancara el terremoto económico, allá por 2007. Desde ese año hasta el primer trimestre de 2017 (últimos datos disponibles), la Comunidad Valenciana ha visto caer a unas 7.800 empresas que se acogieron al proceso concursal. La mayor parte de ellas ya no existen.

Este balance se desprende de las cifras del Instituto Nacional de Estadística y del estudio Evolución de los procesos concursales en España, elaborado por Informa D&B. El análisis recalca que tras observar la tipología de empresas según su tamaño, se puede concluir que las firmas de tipo micro (menos de diez empleados) predominan en la estadística concursal; sin embargo, «su baja tasa de concursalidad» indica que las empresas pequeñas «siguen haciendo poco uso de este tipo de procedimientos», según se apunta en el citado informe. Entre otros motivos por los costes que conlleva un concurso y la marea burocrática que lleva aparejada también, dos lujos que la inmensa mayoría de pymes no se pueden permitir. La tasa de mortalidad se mueve en el 80% de las empresas concursadas.Informa D&B señala que el chequeo de la evolución de las empresas inmersas en un proceso concursal permite comprobar «el escaso número de empresas que sobreviven al proceso: la mayoría de ellas acaba en liquidación o simplemente deja de operar». «Las empresas -se agrega- recurren poco al sistema concursal, especialmente las pequeñas, a pesar de las sucesivas reformas realizadas.

Los próximos cambios vendrán de Europa, ya que la Comisión publicó en diciembre de 2016 una propuesta de directiva orientada a homogeneizar los procesos en toda Europa». De los casi 8.000 concursos presentados en la región en este periodo, más del 90% se han producido a partir de 2009, fecha en la que se introdujo la primera reforma de la Ley Concursal. Desde ese momento se incrementaron hasta alcanzar en 2012 su máximo histórico, con 1.251, para reducirse a 620 al cierre de 2016. Esa reforma marcó un punto de inflexión, y trató de agilizar los procesos concursales para las empresas grandes y facilitar la liquidación.El rankingLa radiografía de Informa D&B alarga el periodo de análisis de la incidencia de los procesos concursales hasta 1997. En esta etapa, Cataluña es la comunidad donde se registró el mayor número de concursos: 14.575, lo que representa el 23,18% del total. Cataluña es también la autonomía que se sitúa a la cabeza del número de concursos presentados desde 2007. Desde 2005 se observa un aumento de los concursos presentados en la Comunidad Valenciana. Desde entonces hasta los años de plomo de la crisis (2013), la Comunidad Valenciana se situó en la segunda posición, sobre todo por el peso de las quiebras protagonizadas por constructoras y promotoras inmobiliarias; desde ese ejercicio se disputa con Madrid la segunda posición del ranking.El sector donde se han registraron más procedimientos concursales en la Comunidad es la construcción (27,5% del total), seguido del comercio (20,02%) y la industria (20%). Por tamaño, las empresas de menos de diez empleados representan el 63% de los concursos declarados en la región; por volumen de facturación, el 96,5% de las concursadas ingresan menos de diez millones de euros, mientras que una de cada tres suspensiones de pagos han afectado a compañías con 12 años o menos de antigüedad.

FUENTE EL MUNDO